Home / MM Turismo / Las Carnavales de Morelos, Tepoztlán uno de los mejores

Las Carnavales de Morelos, Tepoztlán uno de los mejores

Los Carnavales en Morelos

 

Los mexicanos son fiesteros por naturaleza, en la celebraciones nunca faltan ni la música ni el baile, y uno de las festejos que mejor reflejan este espíritu son los carnavales, ya que desde sus orígenes medievales han sido una festividad popular en México y en Morelos. Esta fiesta es conocida con la fiesta de la carne por que la palabra “Carnaval”, deriva del latín “Carnem Levare” que significa levantar o quitar la carne y se refiere a la festividad en donde el pueblo se hartaba de comer carne para preparación así para el inicio de periodo de la cuaresma, durante la cual debía de pasar cuarenta días de reflexión y ayuno y que antecede a la cuaresma, durante la cual se prohíbe el consumo de la carne, las fiestas y la diversión.

En estos días de carnaval en donde se entierra el mal humor al menos hasta el miércoles de ceniza, día en que concluye esta festividad que es sin duda la celebración más importante de nuestro estado. Según cuenta la historia estas festividades surgieron en la época de la colonia cuando un grupo de jóvenes que eran excluidos por los hacendados españoles y criollos de sus magníficas fiestas de carnaval, en donde hacían un alarde de riqueza utilizando ropas recargadas de adornos y telas, por lo que decidieron organizar un grupo que disfrazado empezó a gritar, a chiflar y a brincar por las calles del pueblo, burlándose de los españoles.

En esa época surgió en el poblado de Tlayacapan un hombre llamado Jesús Meza a quien se le conocía como Chucho el muerto, que era todo un personaje que sin saber nada de música y sin tocar ningún instrumento se la pasaba silbando y bailando una especie de zapateado, este silbido es lo más parecido al son de chinelo, por lo que se dice que es el creador de la música del carnaval.

Hay que destacar que un elemento muy importante en esta celebración de los carnavales es el llamado brinco del chinelo que según cuenta la historia, aparecieron por primera vez en Tlayacapan y de ahí se expandieron a muchos otros poblados del estado de Morelos como Tepoztlán, el diseño de los trajes varía en cada municipio por ejemplo en Tlayacapan, se utilizan batones blancos con franjas azules y un sombrero corto y un poco abombado, por su parte Tepoztlán presenta un chinelo con un traje regularmente negro con adornos de color blanco, en la espalda porta un volantón, especie de capa con figuras pintadas mano o bordadas, el sombrero tiene forma cónica y es alto.

Sin duda el más importantes y reconocido del estado que es el de Tepoztlán que se remonta al año de 1862, y que inicia cada año cuando las comparsas están listas y dos chinelos elevan la bandera, lo que significa la señal para dar inicio a la célebre procesión, los músicos comienzan a tocar sus instrumentos de aire y de percusión al ritmo del baile para levantar el ánimo a lo largo del trayecto hasta la plaza principal del pueblo, donde los espera una gran cantidad de personas.

Al llegar a la plaza, las comparsas que representan a cada barrio, luchan por aparecer en primer lugar frente a un público que brinca de impaciencia, a pesar de la inmensa multitud, los danzantes disfrazados intentan el tradicional brinco del Chinelo. que consiste en saltar ágilmente con la punta de los pies, liberándose ligeramente para dar la impresión de ser títeres manipulados por hilos, los danzantes saltan con energía y avanzan dando vueltas con lentitud durante largas horas.

El “Brinco” comienza desde las cuatro de la tarde hasta las nueve de la noche, que es cuando la gente descansa al escuchar la música de viento, todo el día se puede observarse en la plaza principal a personas con antifaces, máscaras, bigotes y pelucas arrojándose cascarones con confeti o harina en medio de las calles adornadas con banderas de papel picado

About Cesar Romero

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*